April 02, 2014

Trailer de La Cafetina

Este es el trailer de lo que fue la primera película en formato largo que hice. Es del año 2008 y fue grabada íntegramente en una Sony HRV A1E y editada en un MacMini de los de la época, con a penas 500 megas de RAM. Aunque técnicamente es un producto más bien pobre, la historia que cuenta me parece muy interesante, y tal vez por eso, en los sitios donde ha sido proyectada ha tenido una gran acogida. Cuenta las aventuras de dos hermanos huérfanos de padre que un día deciden indagar en el origen de su familia. Ellos desconocen todo sobre sus ante pasados, ya que su madre, reciéntemente fallecida, jamás les habló de ellos. Comienzan la investigación a partir de un reloj que su madre les deja al morir. Un reloj de los años 50s que tiene una imagen en su interior, cuyo seguimiento les lleva a adentrarse en la frontera con el país vecino, en una localidad en la que descubren quienes fueron sus abuelos. Y resulta que sus abuelos no eran unas personas desconocidas, sino que fueron los protagonistas de unos hechos ocultos en el tiempo, que ambos hermanos logran sacar a la luz. Nunca pretendimos con este largometraje nada más allá de la satisfacción de haberlo visto terminado y haberlo mostrado a un público que, por una u otra razón, guarda algún tipo de relación con los hechos que se cuentan en la historia. Fue presentada en el Teatro López de Ayala de Badajoz un domingo del mes de Noviembre de ese año.

March 07, 2014

December 10, 2013

December 01, 2013

September 20, 2013

Ruido del Mouse en Altavoces

 Pongo esto aquí por si le sirve de ayuda a alguien.

 Cuando instalé mi tarjeta de sonido (QUAD-CAPTURE de Roland), me desesperaba el ruido tipo invasión alienígena que la conexión USB provocaba en mis altavoces.

 Me volvía loco preguntándome si afectaría a mis grabaciones y en todo caso, era horrible, insoportable. Como transmisiones de extraterrestres en segundo plano, ahí, todo el día, según movía el ratón, abría o cerraba ventanas, un cr cr crshr shr crcr shr shr indecente. Probé de todo. Aislante USB, cambio de cables, adaptadores, quita y pon de Kext de sonido y de USB, Firewire, Red… Bloqueé el pin de la masa (tierra) en la corriente, desenchufaba y enchufaba periféricos y nada. Nada de nada. Los grises no se iban a descansar ni un segundo.

 Y un día, como si fuese una intuición provocada por los mismos aliens, llegué a casa y se me ocurrió cambiar de enchufe la etapa de potencia, a otro en el que no estaba enchufado el ordenador (un Mac hackintosh Mountain Lion).

 Y, Eureka! El platillo volante despegó y desapareció para siempre. Soy feliz.